Bettys, ejemplo de superación en la restauración de calidad

Bettys

Bettys, ejemplo de superación en la restauración de calidad

2560 1536 María García Salazar

¡Qué pocas letras esconde un maravilloso mundo de sensaciones! 100 años haciendo bien su trabajo.

Siempre que voy a Bettys me dirijo por la M1, que une Londres con el norte de Inglaterra y luego me desvío por la A661. Cuando me voy acercando a Harrogate presiento que dentro de unos momentos voy a ver esas explanadas verdes y el camino rodeado de árboles que conduce al centro y los preciosos edificios a la derecha. Yo siempre aparco el coche en el parking de la estación de tren, edificio emblemático de esta ciudad del norte de Inglaterra.

A unos minutos andando por el centro de la ciudad, sintiendo el bullicio de las tiendas y de la gente se llega a una placita preciosa donde hay varios bancos. Y aquí en la esquina de esta plaza rodeada de flores, vegetación y árboles aparece el edificio de Bettys.

Si no quieres pasar a la cafetería/restaurante puedes comprar en su tienda. Allí encontrarás un montón de cosas maravillosas con un envoltorio particular, los cakes son muy buenos, el té, galletas, etc., todo atendido por unos buenos profesionales. Si queréis pasar y sentaros, hay una sala de té a la izquierda y luego de frente se puede entrar al restaurante, las dos opciones tienen un menú muy asequible.

Mirar los manteles, los cubiertos, las sillas y sillones, las lámparas y si hay suerte puede que haya alguien tocando el piano, fijaros como los camareros/as van vestidos, de blanco impoluto, y ellas con gorrito blanco. Todo demuestra el cuidado que tienen por los detalles. ¡Atención al carrito de los postres!

¿Qué comer? ¡Da igual! Todo está preparado con buenos ingredientes por profesionales que les gusta dar calidad a buen precio. El té de las tardes es para disfrutarlo.

Bettys
Uno de los platos esquisitos de Bettys.

Siempre que pago la cuenta siento el placer de reafirmarme en que se puede dar buena comida a buen precio, atendido por buenos profesionales, vistiendo de blanco, donde el no cuidado y la suciedad no tiene su lugar, tratando amablemente y con educación.

Gracias Bettys por hacerme disfrutar de vuestros productos desde 2002. Todo adornado y complementado de un ciclo de conciertos, una fundación maestra en el non-profit y una escuela de cocina con muchas becas en la que se potencia la cocina, la excelencia y la superación por hacer un buen trabajo.

Aunque parece que Inglaterra no goza de sus mejores momentos me atrevería a decir que este lugar, como muchos otros, es una buena razón para reconciliarse con Gran Bretaña.

Bettys Harrogate. 1 Parliament Street, Harrogate, HG1 2QU. Café Tea Rooms and Shop.

Escrito por Juan García Fornell.

4 comentarios
Dejar una Respuesta